Últimas noticias
Home » , » Don Solaris: Prisas y pesadillas

Don Solaris: Prisas y pesadillas

Don Solaris miente como un bellaco cuando dice en su muro de facebook que éste es Mi peor post, llenito a rebosar de lugares comunes y filosofía de almacén, como diría el maestro Aristarain.

Empieza con las pesadillas y sigue con las prisas y eso le lleva a reflexionar sobre los viajes de ayer y hoy, las redes sociales y los aventureros.

Aventureros, nosotros los viajeros? Eso es un chiste. Y lo peor, es ofensivo.


Dos noches seguidas, dos pesadillas distintas. La primera, el espíritu de alguien que espero sigue todavía vivo se escurría en mi cama, entre las sábanas, hasta el momento en que siento su respiración y entonces despierto sobresaltado, con un grito que inevitablemente saca a mis compañeros de hostal de sus dulces y, posiblemente y debido a su divina juventud, húmedos sueños. La segunda, visito a un niño que soy yo mismo. El chaval llora y yo con él, y me despierto en un mar mezcla de sudor y lágrimas, ciertamente repugnante. Roro, afuera, espera pacientemente a que salga de la tienda y la ponga en marcha para llevarla a un mecánico tan pronto como sea posible, pues al acelerarla percibo un ruido medio raro y una vibración poco común. Las válvulas necesitan un ajuste, es mi diagnóstico basado en nada excepto mi ignorancia. En cualquier caso no parece grave, y salgo pronto para Cali, donde un español afincado desde hace una docena de años mantiene un negocio de reparación de motocicletas que espero tenga el taller abierto para cuando llegue. Ventajas de que Roro sea japonesa, la arreglan en cualquier lado. No se puede decir lo mismo de las alemanas BMW.

Seguir leyendo en New York - Ushuaia

Más sobre Don Solaris en su muro y en su canal de vídeo



Share this article :