Últimas noticias
Home » » Pim-pam-pum, ssshiuuuuuuuu... Fuegos artificiales?

Pim-pam-pum, ssshiuuuuuuuu... Fuegos artificiales?



Las redes sociales están cambiando la manera de compartir los viajes en moto. La necesidad casi compulsiva de información fresca y en directo premia la inmediatez frente a la calidad. Se comparte cualquier cosa sin ton ni son, dándole al like sin añadir un comentario o lo que es peor, sin haber leído o visto aquello que se está gustando. Y se cuentan los más insignificantes detalles de la ruta, día a día, sin importar que haya algo que contar.

En todo viaje en moto siempre sucede algo importante, todos los días, a cada minuto! pero... ¿es necesario compartirlo todo en las redes? ¿El exceso de información satura? ¿Se puede valorar lo que realmente es significativo entre tanta actualización insulsa?




La semana pasada, sin ir más lejos, un viajero compartió un gran relato acompañado de una foto magnífica porque quería explicar algo importante. Su muro se llenó de "me gustas" e incluso comentarios como "qué buena la foto", "sueño con una igual algún día", "qué pasada", "qué grande eres", ... Nadie leyó lo que el viajero quería contar, entre otras cosas porque el blog estuvo colgado por mantenimiento toda la tarde. No importa. Ahí estaba la imagen para gustar. Pero el mensaje se había perdido.

Otro moto-viajero se preguntaba hace un mes sobre la inmediatez, el nivel de (auto)exigencia y el tiempo disponible para editar o escribir mientras se viaja. Era una "petición velada de opiniones" que invitaba a la reflexión a sus seguidores.

Y el maestro de los relatos pausados opinaba en el muro de un blogger muy prolífico sobre lo que merece la pena ser contado. Un comentario como tantos otros cientos de miles que acababa engullido por los algoritmos de la red sin dar pie a la reflexión. Sin su permiso, se lo robamos para que no se pierda devorado por la inmediatez de los fuegos artificiales de la red.

"Hace tiempo que ya no me parecen interesantes los viajes contados en directo, en los que siempre se cuenta algo, haya algo interesante que contar o no, porque precisamente en eso consiste el directo. Prefiero leer en diferido cosas mucho más interesantes"

Otro viajero presenta a menudo sus publicaciones escritas diciendo "para esa minoría a la que le gusta leer". Hace tiempo, uno de sus fans le escribió diciendo que hacía años que no leía un libro pero que había comprado uno de los suyos y que además lo estaba leyendo!! Ay, qué pensaría ahora de eso una editora que decía que los moteros no leen... Algo se debe estar leyendo al otro lado de las pantallas, cuando unos se lanzan a la aventura editorial o aparecen intentos de publicar revistas motoviajeras en formato papel y otros buscan con mayor o menor fortuna editores para sus libros.

Entonces ¿qué es lo que está pasando? ¿leemos o no leemos? ¿en minoría? Quizás sí, pero lo que está claro es que hay un mercado ahí afuera y una lucha sin cuartel por ocupar ese nicho de negocio... porque, al fin y al cabo, esto de los viajes en moto -como todo, no nos engañemos- es un negocio.

Pero la cuestión de fondo no es si leemos o no leemos, o si lo hacemos a través de la pantalla o en papel (el papel huele, se toca, permanece! pero no hace falta el papel para que el contenido sea de calidad!!). La cuestión es QUÉ leemos. Porque si la oferta editorial es grande (libros y revistas), la digital es inmensa (blogs, foros, vídeos, fotos y revistas). Y es fácil caer en la tentación de premiar la inmediatez frente a la calidad, de bajar el nivel de exigencia, de sacificar calidad a cambio de cantidad.


Hoy, lo que marca la pauta son los likes, suscriptores y followers, pero nos da por pensar que tal vez sea un valor efímero, pim-pam-pum-sssshiuuuuuu, fuegos artificiales. Probablemente a los maníacos compulsivos del like, del compartir indiscriminadamente sin siquiera citar las fuentes, se les va a cansar el dedo algun día. ¿Estaremos a tiempo entonces de recuperar el relato moto-viajero pausado y de calidad?

Nos preguntamos si con tanta chispa pirotécnica conseguiremos calentar la noche más larga y encender las brasas que alimentarán el fuego que necesitamos para hervir el caldo o asar la carne que nos dará de comer mañana.


Feliz solsticio de verano.

Disfrutad de los fuegos artificiales del momento y mañana, si la resaca nos lo permite, ya veremos lo que nos queda.
Share this article :

1 comentaris :

24 jun. 2014 11:47:00

Curioso, un buen artículo pero ningún comentario....

Gracias PANIX por tu comentario en Pim-pam-pum, ssshiuuuuuuuu... Fuegos artificiales?
Publicar un comentario